Posteado por: Rimisp | 12 enero 2009

Panorama del agro en el departamento de Río Negro, Uruguay

aysen03_jaba

Rosina Brasesco Lema, especialista en desarrollo rural sustentable, lleva 17 años como asesora de la Sociedad Rural de Río Negro (SRRB); ahora es coordinadora institucional y de desarrollo rural. Desde 2006 integra el Programa de Popularización de la Cultura Científica (Dicyt-MEC) como gestora departamental.

¿Cómo ve el desarrollo productivo tras los grandes cambios del agro y de la actual coyuntura?
Ha quedado demostrada la capacidad de los productores para producir cuando los mercados son favorables, es lo que hemos vivido en el litoral; sin embargo, no todos soportan las inestabilidades del sector. Por otro lado, la crisis de 2002 nos dejó muchas enseñanzas, y creo que cualquiera que viera las cosas en perspectiva percibió que los precios que estábamos recibiendo por nuestra producción no eran para siempre. En el campo siempre hemos vivido momentos de bonanza y de crisis con diferente intensidad, hay que ser austero y mantener la suficiente humildad en los momentos de bonanza, y trasmitírselo a los hijos y al resto de la familia para separar “empresa” de “familia”.rossina_brasesco

En los últimos tiempos se insistió en la capacitación del productor, ¿es clave para sustentar esos cambios y fortalecerse a futuro?
La capacitación es clave no sólo para los productores, sino para todos. Además de saber producir, hay que saber de empresa, hay que entender lo que pasa. Cuando vine a vivir al campo hace 23 años, se iba al pueblo cada 15 días. Hoy la intensidad del sistema exige estar yendo a diario a la ciudad y controlar con mayor precisión muchas variables externas al predio. 

¿Cuál es su visión de la zona de influencia de Young en el aspecto social y productivo?
Hemos trabajado mucho en los últimos años en la confluencia de lo rural en lo urbano y lo urbano en lo rural. Hay que dejar de verlos como dos mundos diferentes, son complementarios y hay que interrelacionar a los actores. Trasmitir que la producción agropecuaria es importante, pero no es suficiente; también la gente necesita buenas escuelas, centros de salud, caminería, recreación, comunicaciones, acceso a Internet, canales de comercialización. El medio rural es muy solitario si uno no puede integrarse a grupos con intereses comunes.

¿Los últimos cambios llevaron a transformar al productor en empresario y al ingreso de empresarios fuera del sector?
Muchas veces las políticas “condenan” a que la gente se quede en el lugar donde nació, no por elección, sino por obligación. Yo soy de Montevideo y elegí venir a Young, y creo que eso es ser libre, elegir donde uno quiere desarrollarse personal y profesionalmente. La gente de Young me dio espacio para actuar y demostrar mis habilidades, y por eso estoy muy agradecida y he tratado de que esa apertura se mantenga en el tiempo. Desde la Sociedad Rural de Río Negro hemos trabajado en esa línea. Y nos parece bien que la gente que decide salir del sector y dedicarse a otra actividad lo haga libremente y si alguien de la ciudad decide invertir en el agro, que lo haga. La gente nueva trae nuevas formas de trabajar que pueden ser una inyección de ideas para los que estamos más arraigados. También el cambio en la forma de gestionar la empresa implica que los que trabajan en la misma sepan de primera mano cuando las cosas van bien y cuando van mal, y que sean parte de ese proceso. Eso genera compromiso, pertenencia, y será el diferencial de las empresas que retengan a la mejor gente. Será más importante tener la mejor gente que los mejores campos.

¿Young es un caso típico de vinculación de fuerzas económicas y laborales de campo y ciudad?
Cuando en una zona se desarrollan redes de confianza entre los actores, se desarrolla el capital social, las empresas encuentran ventajas en instalarse, los costos de transacción son menores porque uno cree en el otro sin necesidad de firmar tantos papeles. Y si además el territorio brinda oportunidades a la gente, uno elige quedarse y trabajar para convertirlo en el mejor lugar donde vivir. Esto es lo que ha ocurrido en nuestra zona, con un desarrollo del voluntariado, del liderazgo y de alianzas. En la crisis de 2002 trabajamos fuertemente en implementar sistemas de gestión de calidad con varias empresas y organizaciones, consolidamos el primer centro juvenil autogestionado por jóvenes de entre 14 y 18 años, hicimos una agenda de competitividad pensando en 2010, organizamos cursos de negociación, de desarrollo de habilidades directivas y gerenciales, de agronegocios, y promovimos la participación de personas de otros ámbitos que quisieran sumarse. Eso generó un capital humano que atrajo nuevas inversiones. 

¿Podría destacar la actividad de gestión en ciencia y tecnología que desarrolla en Río Negro?
Trabajando en proyectos de difusión y transferencia de tecnología agropecuaria con INIA nos dimos cuenta que hay que llegar por otros canales a la población; la gente debe entender que vive rodeado de ciencia y tecnología y debe entender cómo funcionan las cosas y por qué. Se ha debatido mucho de temas importantes como plantas de celulosa, transgénicos, tabaquismo, cambio climático, agriculturización, nuevas relaciones laborales en el agro, etcétera… para opinar se debe tener información y saber argumentar las opiniones.

¿Es posible percibir una nueva mentalidad en la SRRN, por ejemplo la preocupación de que la población rural logre capacitación y mejores condiciones de vida?
Esa es tarea de todos, no sólo de las gremiales. Presentamos con la agrónoma María Marta Albicette un trabajo de indicadores de sustentabilidad en predios agrícolas ganaderos del litoral, que pone de manifiesto la preocupación de los productores por las condiciones de vida del medio rural. Si cada empresa se focaliza en su entorno con las familias que trabajan en la misma, aportando condiciones de vida acordes al territorio, sensibilizando a cada colaborador de la importancia de la capacitación, brindando oportunidades y reconocimiento, el contagio se da naturalmente. La empresa que no perciba estos cambios y actúe en consecuencia, a corto plazo no encontrará personal idóneo.

Por Hugo Ocampo de la redacción de El Observador, Uruguay 
Viernes 9 de enero 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: