Posteado por: periodistarural | 13 mayo 2009

El difícil reto de ser agricultor frente a la crisis

reto-ser-agricultor

Por Juan Pablo Chirito
Miembro de la Red Prensa Rural
Periodista del Diario Expreso, Perú.

A pesar que existen programas sociales destinados a ofrecer créditos rurales, el pequeño agricultor sigue atravesando por serios problemas de financiamiento. Especialistas afirman que para lograr el éxito es necesario asociarse y formar pequeñas empresas con el propósito de imponer condiciones en el mercado.

Fernando Carrillo Sánchez suma medio siglo de vida y es una de las pocas personas que decidió apostar por el campo, recuerda que en su juventud –al igual que muchos otros jóvenes– tuvo la oportunidad de migrar a la capital, sin embargo, decidió quedarse en su ciudad natal, Huaral, provincia ubicada a 75 kilómetros al norte de Lima y que otrora fuera el principal valle agrícola del país. 

Sin duda, este experimentado agricultor que es testigo de excepción de las ventajas y desventajas de la actividad agrícola, hoy cuenta con la sapiencia suficiente para manejar diversos cultivos y rememora con nostalgia el tiempo en que sus cosechas le retribuyeron muy buenas ganancias. 

Actualmente, Fernando se enfrenta todos los días al reto de trabajar apoyando a pequeños agricultores que al igual que él buscan la forma de subsistir en la tierra que los vio nacer, porque las oportunidades cada vez le son más escasas, comenta. 

Muchos especialistas sostienen que desde la época de la reforma agraria (fines de la década del 70), cuando se expropiaron extensas áreas de cultivo para entregarlas a los pequeños productores, se registró un quiebre en el manejo agrícola en nuestro país. La falta de capital y proyección para invertir en tecnología de manera individual impidió el desarrollo de este sector.   

Según el Informe de Seguimiento Agroeconómico dado a conocer recientemente por el Ministerio de Agricultura, en el último año se ha registrado un aumento significativo de los beneficiarios del sistema de crédito agrario. 

De los más de millón seiscientos mil agricultores que existe en el país, un poco más de la mitad se encuentra en pobreza extrema, identificados principalmente en la sierra rural. De estos últimos, se sabe que un total de 107,301 personas han obtenido un crédito agrario, lo que significa que se ha registrado un incremento de 29%, con relación al mes de febrero de 2008. 

El estudio también arroja que las principales entidades requeridas por los prestatarios han sido las Cajas Municipales (34%), seguido de las Cajas Rurales (27%), pero a pesar que la publicidad estatal asegura que los créditos para los pequeños agricultores es la solución para este sector, quienes día a día se enfrentan a la dura realidad en el campo pueden dar fe que contar con un capital y obtener una buena cosecha no siempre es sinónimo de ganancias. 

Según fuentes del Ministerio de Agricultura, hoy existen mayores facilidades para que los pequeños agricultores obtengan créditos, pero también afirman que esta situación sólo puede paliar un poco el difícil panorama que enfrenta este importante sector de la población. Si a ello se suman los efectos de la crisis internacional, que ha afectado principalmente algunos cultivos destinados a la exportación, urge un planeamiento efectivo. 

Para el gerente general del Banco Agropecuario (Agrobanco), Luis Palomino, la actividad agrícola en el Perú es rentable si se logra vender los productos a un mercado que pague un precio justo, precisa el funcionario. 

REGULACIÓN DEL PRECIO 

Otro problema real es la regulación del precio de los productos en el mercado. Todo agricultor requiere hacer un planeamiento técnico profesional que le permita proyectar en el tiempo el valor de sus productos al momento de su cosecha, debido a que una sobreoferta puede arruinar cualquier estimación. Muchos pequeños agricultores ven desvanecer sus aspiraciones en esta última etapa del proceso productivo, debido a que falta un adecuado control al momento de la venta del producto final. 

Por ejemplo, en el mercado mayorista número uno de Lima, conocido como la Parada, el valor de los productos puede variar de un día para otro. Los compradores mayoristas no consideran la inversión que hizo el pequeño agricultor en su siembra y posterior cosecha, por el contrario tienen a su favor el factor tiempo, ya que saben si se trata de productos perecibles el productor se perjudica sino se deshace de la mercadería lo antes posible.

Es decir, queda demostrado que un capital inicial suficiente para asegurar un cuidado adecuado del cultivo y una posterior buena cosecha no aseguran nada. Obtener ganancias para quienes se dedican a la agricultura puede resultar casi tan difícil como ganarse el premio de la lotería.

CRISIS FINANCIERA 

En las últimas semanas, especialistas de la región andina han concluido, luego de un previo análisis, que la crisis financiera internacional está obligando que muchos gobiernos vean con interés apoyar el mercado interno, mirando la agricultura con especial interés, cuyo sector siempre fue la actividad económica que ofreció muy buenos ingresos a las arcas del Estado. Por ello, es necesario establecer condiciones adecuadas para reflotar la actividad agrícola en toda la región andina.

EL GRAN RETO DE ASOCIARSE

Luis Palomino también precisó que actualmente el modelo que puede resultar conveniente para los pequeños agricultores es el de la asociatividad, es decir juntarse en gran número, para que luego de sumar varias hectáreas puedan negociar convenientemente el precio de sus cosechas en el mercado y evitar la intermediación. Ello también permitirá crear sociedades anónimas o empresas que puedan acceder al crédito, para optimizar su producción.

Palomino agregó que a través de Agrobanco vienen analizando qué tipo de productos demanda el mercado y a la fecha han identificado algunas instituciones que requieren algún tipo de producto, por ejemplo papa. En este caso se puede proyectar la demanda y establecer un contacto anticipado con los pequeños productores, sobre todo de zonas altoandinas, para evitar que el precio que se paga en la chacra no sea tan bajo como cuando la compra de productos se hace a través de una intermediación, que tiene como destino final el mercado mayorista.

Anuncios

Responses

  1. Me permito felicitarles por su artículo, realmente me pareió muy interesante y apegado a la realidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: