Posteado por: periodistarural | 30 junio 2009

Elecciones legislativas y la situación del agro en la Argentina

agro_elecciones_Argentina

Por Héctor Müller
Miembro de la Red Prensa Rural
Periodista Diario La Nación de Argentina

Políticas equivocadas y la permanente intervención estatal en los mercados de carne y de leche, sumieron a estos sectores en una las peores crisis que se tenga recuerdo. Con el pretexto, por parte del Estado, de abaratar la mesa de los argentinos, estos dos productos fueron una vez más el pato de la boda, porque, en tanto la carne resultó realmente castigada y el productor fue acorralado hasta el límite de su subsistencia, otros sectores ligados a la alimentación, tuvieron mucha mejor suerte. Y esto se observa claramente en un trabajo realizado por la Unidad de Investigación y Desarrollo del Movimiento CREA. 

Según la entidad, si se establece una relación entre los precios de distintos productos que se consumen en un típico asado argentino, entre abril de 2006 y abril de 2009, se puede ver que, mientras que el tomate aumentó un 92%, la lechuga un 94% y la gaseosa un 130%, la suba del asado fue de un 68% y la del novillo de sólo un 26 por ciento. Estos valores son concluyentes y se constituyen en una referencia más para demostrar la debacle de la ganadería. 

En opinión de Ricardo Negri, responsable de la unidad y asesor del CREA Río Salado, el gran cambio en el sistema de producción ganadera puede observarse más claramente al comparar la oferta total de carne entre 2005 y 2008, años en los cuales, los datos de producción fueron casi los mismos: 3,13 contra 3,12 millones de toneladas. “Los estímulos, que eran positivos entre 2002 y 2005, se transformaron en negativos después”, sostuvo Negri. 

Lo mismo sucedió con la lechería y la tan esperada protesta comenzó a plasmarse anteayer, cuando productores tamberos enviaron 1046 vacas lecheras al Mercado de Liniers. “Es un grito de alerta y una muestra de lo que está ocurriendo todos los días en el interior del país, donde cierran dos o tres tambos por día debido a la política oficial que asfixia a los productores” señaló el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati. El dirigente agregó que desde 2003 han desaparecido 5000 establecimientos lecheros, lo que provocó que se perdieran 20.000 empleos directos en el sector. 

Por otra parte, un informe técnico de la Federación Agraria Argentina (FAA) arroja datos escalofriantes y, al respecto, el vicepresidente 1° de la entidad, Pablo Orsolini, señaló que “contando soja, trigo, maíz y girasol, estamos hablando de una merma de 30 millones de toneladas. Es cierto que hubo factores climáticos que también hacen a la caída fenomenal de rendimientos, pero lo que es difícil es que el gobierno nacional haya hecho oídos sordos a un reclamo que lleva tiempo. Así, según nuestras estimaciones, pasaríamos de 97 millones de toneladas a menos de 67 millones. Con estos números nos retrotraemos a la campaña 2000/2001”, aseguró el dirigente de la FAA. 

Y todo esto sucedió porque, además de las políticas equivocadas, nunca el Gobierno aceptó un diálogo profundo para analizar los problemas del sector. Ahora, se espera que esto comience a cambiar a partir de pasado mañana, “el día después”, aunque no existe absoluta seguridad. 

Por ello, Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina , dijo recientemente que a partir del 29 “debemos declararnos en estado de alerta y movilización en todo el país, para que no sigan desapareciendo los productores tamberos, ni ganaderos, ni agrícolas, ni de ningún rubro. Para no engrosar aún más con nuestros trabajadores las villas de emergencia. Para evitar que siga aumentando la desocupación y la recesión”. 

Buzzi agregó que, entre las bases, corre la sensación de que pasado mañana deberá intensificarse el accionar gremial “para lograr que el Gobierno abandone su sordera”. 

Los hombres de campo prevén momentos difíciles para el segundo semestre del año, si el Gobierno no promueve la apertura del diálogo para resolver la crisis del sector. “Hay un panorama difícil para después del 28 de este mes. En primer lugar, porque el Congreso no va a resolver el 29 toda la problemática. El Gobierno tiene que entender que tiene que haber una transformación”, dijo hace pocos días el presidente de Coninagro, Carlos Garetto. 

De cualquier manera, el agro es consciente de la posibilidad de que nada cambie rápidamente después de las elecciones; sin embargo, tiene la esperanza de que algo suceda. De que una vez por todas se establezca el diálogo largamente esperado. Sólo así, se sabe, se podrán encontrar las soluciones necesarias para que el país vuelva a retomar el sendero de la producción y de la exportación para bien de todos los argentinos y, también, para bien de las delicadas arcas del Gobierno.

Esta artículo fue publicado el sábado 27 de junio en el Diario La Nación de Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: