Posteado por: periodistarural | 21 octubre 2009

Proterritorios: Cooperación Territorial en la Gestión Rural Iberoamericana

proterritorios

Por Rafael Echeverri, Secretario Técnico Proterritorios.

Columna de opinión publicada en el cuarto número de la Revista Equitierra

La gestión de lo rural en Iberoamérica se ha enfrentado en los últimos años a grandes e importantes cambios que han determinado nuevos modelos de desarrollo para los territorios rurales. La incorporación de visiones más integrales ha permitido ver los territorios rurales desde paradigmas propios de procesos como la autogestión, la corresponsabilidad, el desarrollo sostenible y la competitividad territorial. 

Los notables avances en desarrollos legislativos y la construcción de marcos normativos e institucionales para una nueva forma de gestión territorial, así como los avances conceptuales y metodológicos que constituyen saberes y capacidades, han generado una oferta rica, complementaria e intercambiable entre los países, fortaleciendo la gestión pública de lo rural a nivel local y los procesos de cooperación a nivel global. 

Respetando la identidad propia de cada país y de sus territorios rurales, existen al menos cuatro rasgos comunes en el desarrollo de esta innovadora gestión pública en la región: 

• la articulación de políticas en entornos territoriales
• la integración de encadenamientos espaciales productivos
• la participación y corresponsabilidad de los actores territoriales
• y la reforma y el fortalecimiento institucional. 

En este contexto, la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Gobierno, celebrada en octubre de 2008 en San Salvador, creó el programa Proterritorios, integrado por once países: España, México, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá, Chile, Perú, Bolivia y Brasil. El programa busca mejorar la calidad, la eficiencia y el impacto de las políticas y el gasto público, por medio de procesos de desarrollo de capacidades en gestión territorial en las instituciones, organizaciones sociales, actores y agentes públicos, condensando en su plan de acción las nuevas posibilidades que los avances en gestión territorial han proporcionado al campo de lo rural. 

Entre los principios rectores del programa están la valoración de las experiencias y conocimientos de los países miembros, el compromiso con la integración y unidad internacional, la construcción de mecanismos de acción conjunta en los escenarios internacionales que lo requieran, la integración de la agenda de cooperación internacional con las agendas nacionales de gestión territorial, y el liderazgo y participación de los gobiernos en la orientación y dirección del Programa, promoviendo el contacto directo entre instituciones, técnicos, actores territoriales y académicos de estos países. 

Proterritorios ha establecido tres componentes programáticos, para cada uno de los cuales contempla un portafolio de proyectos. El primero apunta a la gestión del conocimiento, la investigación y la sistematización de las experiencias de cada país miembro; el segundo está orientado al desarrollo de capacidades en formación con programas de educación superior, cursos de formación y desarrollo de capacidades en gestión territorial y pasantías de apoyo territorial; y el tercero se refi ere a la conectividad e integración entre los países miembros, fundamental para la cooperación internacional. Para esto se adelantan estrategias de comunicación y el diseño de un campus y una comunidad virtual. 

Un programa de esta naturaleza requiere de una enorme voluntad política y cuenta ya con los importantes avances que la gestión de lo rural ha tenido en los últimos años en los países de la región. Estos esfuerzos no carecen de grandes desafíos, por todo lo que implica el trabajo intergubernamental de este conjunto de países, las diferencias claras en las dinámicas de cada territorio rural y las estructuras tradicionales que ven a lo rural desde perspectivas de marginalidad y compensación. En este sentido, Proterritorios se enfrenta a desafíos administrativos, financieros, en la interlocución de las estructuras técnicas en cada país y en la articulación propia de la cooperación iberoamericana. 

Lo que el Programa representa para la gestión pública de hoy es un claro ejemplo de que lo local tiene una gran incidencia en lo global y que los países no se adentran solos en la innovación de sus políticas públicas. La cooperación es un mecanismo central para el desarrollo de nuestros países y los esfuerzos deben concentrarse en fortalecer las estructuras internas a la vez que se abren espacios de corresponsabilidad en todos los niveles territoriales.

Los invitamos a leer el cuarto número de la Revista Equitierra entrando a:
www.rimisp.org/equitierra


Fotografía: Neil Palmer (CIAT)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: