Posteado por: periodistarural | 16 noviembre 2009

Huelga contra el hambre

Por Juan de la Puente
Miembro de la Red Prensa Rural
Periodista Diario La República de Perú

La FAO ha roto el libreto de la tolerancia con la pereza de los Estados. Su Director General, Jacques Diouf, ha convocado a una huelga de hambre mundial contra el hambre crónica: él mismo realizará un ayuno de 24 horas hoy sábado, a pocas horas del inicio en Roma de la III Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria. La anterior cumbre, el 2002, fue un engaño: aprobó un compromiso para reducir a la mitad los hambrientos del mundo hasta el 2015, de 800 a 400 millones, a razón de 22 millones por año. Su fracaso es redondo: en siete años los hambrientos han aumentado; son más de mil millones, es decir, el mundo produce 30 millones de nuevos hambrientos por año. La cumbre se realiza cuando los países ricos salvan con el dinero de sus contribuyentes  las empresas  quebradas por el fraude de los capitanes del mercado sin reglas. Los mismos gobiernos, no obstante, solo han abonado US$ 3 mil millones de los 20 mil prometidos para reactivar la agricultura. En realidad, la batalla contra el hambre demanda US$ 44 mil millones anuales pero los recursos disminuyen: en 1980 se destinaba el 17% de los recursos al agro, pero ese porcentaje se ha reducido al 5%. En ese marco, las declaraciones rituales estorban.

El documento “¿Los caminos hacia el éxito?”, difundido esta semana, señala que el éxito de los países que han reducido el hambre se relaciona con: a) un contexto adecuado para promover el crecimiento y el bienestar personal; b) invertir en los pobres extremos, en particular en la zonas rurales; c) asegurar la continuidad de las políticas y evitar los retrocesos; y d) planificar un futuro sostenible. En esta dirección se encuentra el Perú, que ha reducido cinco puntos de pobreza extrema en cuatro años, gracias  a programas de distribución de renta como Juntos y operaciones combinadas como Crecer.

No obstante, ese 12% de pobres extremos entre nosotros, la mayoría de los cuales pasa hambre, es una herida abierta. El hambre es subversiva y antidemocrática. El llamado de la FAO es un grito contra la hipocresía y expresa un giro hacia la acción. De esas hipocresías nacionales recientes, la más odiosa es la de los líderes religiosos fundamentalistas que aspiran a regir sobre el cuerpo de las personas y levantan a la grey contra la ley, pero guardan silencio cómplice frente al hambre y las políticas que la hacen endémica. Como si el hambre no matara el cuerpo.

Este artículo fue publicado el sábado 14 de noviembre en el diario La República, Perú

Fotografía: Canal de FAO en Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: