Posteado por: periodistarural | 18 noviembre 2009

Resumen de políticas: crisis y pobreza rural en América latina

Con la idea de informar a los tomadores de decisiones y encargados de desarrollar políticas, se han elaborado resúmenes de políticas expresamente preparados para mitigar los posibles efectos de la actual crisis en la población rural y en particular en la pobreza rural de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Brasil, Bolivia, República Dominicana, Paraguay y Perú.

El material se desarrolló en un formato resumido que destaca los principales efectos de la crisis y cuáles serían las formas en que los encargados de desarrollar políticas pueden colaborar en los 11 países que cubre el estudio.

Además de los resúmenes de políticas, se han creado síntesis para los medios de tres temas que surgen de la investigación realizada. Los temas son: El impacto sobre la pobreza rural, impactos sobre la pobreza y remesas en retroceso.

Todo este material lo podrá encontrar en la nueva sección: RESUMEN DE POLÍTICAS CRISIS Y POBREZA RURAL. El nuevo espacio cuenta con espacios dedicados a cada país y una sección para los tres síntesis para medios.

El proyecto “Crisis y pobreza rural en América Latina” es una iniciativa conjunta de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Los estudios en que se basan esta publicación fueron financiados por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (www.idrc.ca) a través del programa Dinámicas Territoriales Rurales coordinado por Rimisp. La publicación de los documentos de la serie Crisis y Pobreza Rural ha sido posible gracias a una donación del FIDA.

Visite la sección “Resumen de políticas crisis y pobreza rural” entrando a: www.rimisp.org/dtr/crisisypobrezarural

LOS EFECTOS DE LA CRISIS EN LOS ONCE PAÍSES ESTUDIADOS

Los países analizados fueron seleccionados usando dos criterios: que tuvieran elevados niveles de pobreza rural (incidencia de pobreza superior al promedio de la región) o que fueran países que den cuenta de las mayores cantidades de pobres rurales en la región (Brasil y México).

Los efectos de esta crisis afectarán a los países y a los hogares de menores recursos a través de al menos tres mecanismos:

  • Menores ingresos como consecuencia de las menores oportunidades laborales (resultado de caídas en la demanda o en la inversión, sobre todo en infraestructura);
  • menores ingresos por reducciones en la remesas de migrantes; y
  • reducciones en el gasto público, en particular el gasto social (que puede afectar a los más pobres mediante las disminuciones en sus ingresos o en su consumo).

Los mayores efectos se verán en las zonas urbanas. El grado de desconexión de las economías rurales con los distintos mercados de bienes y de factores permite que la crisis afecte en menor medida al campo que a la ciudad.

Es posible que aumente la incidencia de la pobreza rural. La crisis puede empujar a los hogares rurales «vulnerables» —los que están por encima de la línea de la pobreza— hacia una situación de pobreza, posiblemente con reducciones en la desigualdad rural y en la brecha de pobreza. Son estos hogares los que más dependen de los ingresos laborales dependientes y del dinamismo de los mercados urbanos.

Casi todos los países muestran una caída en los flujos de remesas
. Esta disminución es más importante en los países centroamericanos (El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua) y en República Dominicana, donde el porcentaje de hogares que recibe remesas representa más del 20% de los hogares en los ámbitos nacional y rural, y las remesas constituyen más del 25% de los ingresos del hogar. En los países sudamericanos, el efecto es más moderado.

El mayor impacto negativo es la disminución de la demanda externa por productos agropecuarios, mineros y del sector industrial que se traducirá en menos empleo. Son claros los efectos que se reportan en cada uno de los países sobre el empleo urbano (en el caso del sector industrial y parte del minero) y el empleo rural (en el caso del sector agroexportador y minero), lo que traería consigo cambios en la composición del ingreso rural. Para distintos segmentos de afectados por los cambios en el empleo, la agricultura se volverá un refugio durante la crisis.

Si bien los países en general tienen cuentas fiscales favorables, su capacidad de mantener o incrementar el gasto público para contrarrestar los efectos de la crisis dependerá de la magnitud de la misma y de su duración. La mayoría de los países considera en sus planes anticrisis políticas contracíclicas que incluyen mantener o incrementar el gasto social. La capacidad fiscal y financiera de mantener estas políticas es aún un tema de discusión. Además, es posible que estas políticas se centren en programas para atender a nuevos grupos de pobres, probablemente urbanos antes que rurales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: