Posteado por: periodistarural | 31 diciembre 2009

CON POCO SE HACE MUCHO. Turismo Rural Comunitario en El Salvador


Haga click para ver el video en Blip TV

Por Ernest Cañada
Coordinador de Alba Sud

Hasta fechas recientes El Salvador promovió casi exclusivamente un turismo de congresos y convenciones y de desarrollos turístico-residenciales en áreas costeras. Sus políticas públicas estuvieron dirigidas sobretodo a atraer el capital de grandes transnacionales, lo que se tradujo en opciones concretas de infraestructura, fiscalidad, promoción y comercialización. Esto descuidó a otros sectores y generó impactos negativos: especulación de tierras, desplazamiento y marginación de población asentada en áreas estratégicas, recursos públicos destinados a mejorar las condiciones de explotación de negocios privados de grandes empresas, etc. 

Pero en El Salvador país existen también otras formas de desarrollo turístico. En muchas zonas rurales funciona una oferta basada en iniciativas comunitarias y de pequeños y medianos empresarios locales. Es una oferta popular, controlada esencialmente por las comunidades. La proximidad es la base fundamental de su desarrollo y se dirige en primer lugar a los mismos sectores populares del país, a visitantes de Centroamérica y a los salvadoreños que están en el extranjero y regresan al país de vez en cuando. Es un turismo basado en la memoria histórica, la naturaleza y el contacto con la gente del campo y sus formas de vida y producción tradicionales. 

En el actual contexto de mayor apertura política y posible reconocimiento de la potencialidad del turismo comunitario, ALBA SUD y Fundación PRISMA han co-producido el vídeo “Con poco se hace mucho” en el que se muestra la experiencia de algunas de estas iniciativas (Cooperativa Los Pinos, Bosque de Cinquera, Ruta de Paz y Puerto San Juan) y se plantea la necesidad de un cambio efectivo en la orientación de las políticas turísticas, más acorde con las necesidades e intereses de los sectores rurales, especialmente iniciativas comunitarias y pequeños y medianos empresarios locales. 

La Cooperativa Los Pinos, a orillas del Lago Coatepeque, en el Departamento de Santa Ana, muestra la voluntad de una organización campesina por reducir su dependencia total de los ingresos del café, incorporando el turismo como una nueva fuente de ingresos. La crisis de los precios del café del año 2001 les hizo tomar consciencia de la necesidad de ampliar, diversificar y complementar sus actividades económicas. La puesta en marcha de servicios turísticos ha sido también una fuente de nuevos empleos, especialmente entre los más jóvenes. 

En el municipio de Cinquera, en el Departamento de Cabañas, una iniciativa comunitaria facilita a la población local el acceso y disfrute del entorno natural a la vez que contribuye a su conservación. El Bosque de Cinquera nació como un esfuerzo de la población local por conservar un recurso natural que había crecido durante el conflicto armado. A consecuencia de la represión del ejército, desde finales de los años setenta la gente del lugar abandonó sus labores en el campo y tuvo que huir. En aquellas parcelas, antes dedicadas a distintos cultivos propiedad de unos pocos, creció un bosque que se convirtió en refugio y salvaguarda de los sectores más humildes. Acabada la guerra la población regresó al municipio. Las múltiples amenazas de expolio y destrucción del bosque hicieron que los vecinos de Cinquera, en parte beneficiarios del Programa de Transferencia de Tierras resultado de los Acuerdos de Paz, se organizaran y tomaran la decisión de protegerlo. Hoy el Bosque de Cinquera dispone de senderos, pozas y un centro de interpretación y se ha convertido en una experiencia emblemática del aporte comunitario a la conservación de la naturaleza. 

La Ruta de Paz en el Departamento de Morazán articula un esfuerzo coordinado de iniciativas comunitarias y pequeñas y medianas empresas locales puesto en marcha después de la guerra. La oferta turística combina los lugares de interés histórico, escenario del reciente conflicto armado, con pequeños restaurantes, alojamientos, producción y venta de artesanías, actividades recreativas y culturales, espacios naturales, … La articulación de una propuesta formada por múltiples iniciativas da al lugar un enorme potencial turístico en manos de la población local. 

El proyecto de reforma de Puerto San Juan en Suchitoto, la última de las experiencias mostradas en el video, pone en evidencia las potencialidades de desarrollo local de políticas públicas que priorizan los intereses de los sectores populares. Hace años, los terrenos en los que hoy funciona el Centro Turístico de Puerto San Juan era una zona degradada, ocupada por múltiples actividades sin orden. A iniciativa de la Alcaldía se creó un centro turístico que garantizaba que los pescadores pudieran seguir desarrollando sus actividades en otro lugar y que las mujeres que tenían pequeños puestos de venta fueran capacidades y dispusieran de nuevos locales acondicionados como restaurantes. 

El turismo comunitario tiene un gran potencial para que las poblaciones locales, especialmente en zonas rurales, puedan ampliar y diversificar sus actividades económicas, manteniendo el control de los recursos naturales y el territorio frente a las lógicas privatizadoras de otros modelos turísticos. Pero la base una propuesta turística alternativa a las cadenas hoteleras transnacionales y los desarrollos turístico-residenciales, que conllevan la exclusión y marginación de los sectores populares, y el aumento de la desigualdad, no puede basarse sólo y exclusivamente en las iniciativas comunitarias. Una propuesta de estas características, si realmente aspira a tener impacto, requiere de una alianza amplia entre sectores populares, organizaciones comunitarias y el pequeño y mediano empresariado local y, por supuesto, de políticas públicas que potencien la autonomía y capacidades de este sector. Políticas cómo reclama Don Óscar Molina, Presidente de la Cooperativa Los Pinos, al finalizar el vídeo: “la política de turismo en El Salvador ha sido para grandes empresas, las transnacionales, para nosotros los pequeños no ha habido una política que  fomente proyectos como el nuestro, aunque si se dieran cuenta nuestros proyectos son buenos y nosotros, además de que no dañamos el ambiente con tanto cemento, son rentables, son sostenibles.” 

Ficha del reportaje

Realización y guión: Ernest Cañada | Imagen, edición y sonido: Ríders Mejía | Producción: Xenia Ortiz, Silvia Gutiérrez y Ernest Cañada | Colaboración: Ileana Gómez, Wilfredo Morán, Leonor González, Hernán Hernández | Locución: Iraida García | Música: El Barreño, Los Compas, El Torito Pinto, Las Cortadoras | Duración: 25 minutos | Idioma (s): Castellano, Inglés | País: El Salvador | Año 2009.

Una co-producción de ALBA SUD y Fundación PRISMA realizada el marco del proyecto “Iniciativa de comunicación sobre cambio económico, movilidad humana, turismo y gobernabilidad territorial en Centroamérica”, co-ejecutado por ambas instituciones entre mayo de 2009 y abril 2011.

Más información en: http://www.albasud.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: