Posteado por: Claudia Ranaboldo | 12 julio 2010

Desde las experiencias territoriales a la agenda de políticas

Por Claudia Ranaboldo 
Investigadora Principal de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural y Coordinadora del proyecto Desarrollo Territorial Rural con Identidad Cultural

Hace aproximadamente un año escribíamos acerca de la distancia existente entre los enfoques de desarrollo rural y los de género, en términos de construcción de conocimientos, capacidades y agendas políticas convergentes (Vea entrada: Estudios rurales sin mirada de género. Estudios de género sin mirada rural. ¿Es posible una reconciliación?) . 

De ahí fuimos buscando nuevas señales para identificar si, en América Latina y el Caribe, algo estaba cambiando al respecto. Se nos presentó la ocasión de hacerlo en el marco de una colaboración entre el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y Rimisp, alrededor de la elaboración y discusión de la nota conceptual “Desarrollo local: desde las actividades micro a las orientaciones de políticas. Potenciando a las mujeres en la región latinoamericana”. 

A partir de la revisión de un conjunto de experiencias latinoamericanas, se postula que propuestas de género y desarrollo local que trasciendan lo micro para llegar a niveles macro, influyendo el ámbito de la acción pública, tienen más posibilidades de éxito si se basan en enfoques que incluyan: 

a)    El diseño y aplicación de sistemas de innovación, pensando en la movilización de las practicas y los saberes propios en diálogo con los externos; y en formas nuevas y diversas de enfrentar los problemas y encontrar soluciones. No se trata tanto de soluciones tecnológicas y productivas puntuales sino de repensar la innovación institucional y social. Por ejemplo, innovaciones en las finanzas populares como sistemas de ahorro y seguros orientados explícitamente a las mujeres rurales pobres, pueden contribuir a subvertir relaciones de poder establecidas tanto en la unidad familiar como en el sistema financiero, favoreciendo nuevas formas de autonomía para estas mismas mujeres. 

b)    Una clara orientación – desde el comienzo – hacia el escalamiento de las experiencias locales. Lo anterior pasa no sólo por forjar modelos y enfoques conceptuales sólidos sino por demostrar la relevancia y contundencia de sus resultados y efectos en terreno. Se trata de salir de la lógica de “lo pequeño es hermoso”, de las iniciativas “islas felices” que tienen escasa trascendencia. Por ejemplo, la carnetización de mujeres indígenas y campesinas hasta ayer invisibles como ciudadanas, puede constituirse en uno de los elementos de base para impulsar nuevos derroteros de participación política masiva. Incentivos combinados para el manejo de recursos naturales que involucren hombres y mujeres rurales, pueden mostrar resultados que impactan positivamente en territorios extensos y que van mucho más allá de las parcelas agroecológicas demostrativas.     

c)    Un enfoque de desarrollo territorial que incluya el reconocimiento y la valorización de las identidades, los activos locales y en particular el patrimonio cultural como expresiones de la diversidad y riqueza territorial que pueden ser movilizadas constituyendo un diferencial positivo. En este sentido, las experiencias más impactantes en la vida de las mujeres rurales, indígenas, afrodescendientes, campesinas, artesanas, son aquellas en las que se ha logrado desencadenar procesos cuestionadores de la asociación plana entre mujer, natura y cultura, mera transmisión del statu quo y de tradiciones a veces detestables; se ha superado la lógica de considerar a las expresiones culturales como un mero reducto para marginales que es necesario cuanto antes modernizar; y se está apuntando a cambios en distintas dimensiones de la vida de los hogares, las organizaciones y el entorno de la gobernanza local. En particular para las mujeres, estos cambios no se limitan a tener estrategias más potentes de lucha contra la pobreza sino a despegar en términos de si mismas como ciudadanas, ejerciendo mejor sus derechos humanos y políticos.     

d)    El compromiso explicito por un enfoque estratégico de género que implique el establecimiento de puentes entre niveles y actores, no quedándose encerrado solo en espacios de mujeres. Algunos de los temas estratégicos que plantea, por ejemplo UNIFEM, se basan en un enfoque de empoderamiento económico como medio para la justicia y el buen vivir; y en el fortalecimiento de los medios de vida sostenibles que contemplan la dimensión territorial, la biodiversidad y la diversidad cultural. 

Pensando en estos tópicos en relación con los grandes desafíos del contexto internacional (crisis financieras, crisis alimentarias, persistencia de niveles intolerables de pobreza e injusticia social, desequilibrios territoriales, cambio climático, entre otros que permean la agenda política internacional), vemos con mucha expectativa dos iniciativas recientes en campo internacional. 

Una es la creación de la nueva entidad llamada ONU Mujeres. Lo anterior implica crear un único interlocutor de alto nivel, fusionando UNIFEM con otras tres instancias que, en el marco del sistema de Naciones Unidas, trabajan en asuntos de género: el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW), la División para el Adelanto de la Mujer (DAW) y la Oficina del Asesor Especial en Cuestiones de Género y Adelanto de la Mujer (OSAGI). 

La segunda es la XI Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, impulsada por la CEPAL en Brasilia (13 – 16 de julio 2010) como el foro intergubernamental más importante de la región en materia de análisis de políticas públicas desde una perspectiva de género. 

Esperamos que en ambos casos se impulsen nuevas y distintas miradas para encarar políticas e inversiones sustantivas que contribuyan a hacer una diferencia real en la vida y el desarrollo de las mujeres rurales latinoamericanas.

Fotos: Irene Berrone, Fiesta del Gran Poder (La Paz – Bolivia, mayo 2010)

Anuncios

Responses

  1. Comparto plenamente los criterios de Claudia Ranaboldo.
    Mercedes Puló
    Salta-Argentina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: