Posteado por: periodistarural | 14 febrero 2011

Más innovación para la competitividad global

Por Manuel Chiriboga
Investigador de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural

El nuevo Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones aprobado el pasado 16 de diciembre del 2010 por la Asamblea Nacional, constituye la mayor apuesta del gobierno para el desarrollo y transformación de la matriz productiva del país y perfila las intencionalidades en cuanto a modelo de desarrollo. La propuesta y la Agenda Productiva parten de una crítica al modelo primario exportador que nos ha caracterizado hasta ahora.

El énfasis está en varios sectores estratégicos, 14 en total, donde se busca generar, por medio de subsidios y apoyos de diverso tipo, procesos de industrialización, tanto de sustitución inteligente de importaciones, como de exportaciones. Sin embargo y contrariamente a lo que fue la experiencia del sudeste asiático, coreana por ejemplo – en la cual el Estado propició una suerte de acumulación primitiva, vía control de los salarios, promoviendo el ahorro de los hogares, mientras el Estado, apoyaba a grandes conglomerados industriales, para sacar producciones competitivas globalmente -, en el Ecuador, la idea es hacer aquello al tiempo que se asegura un empleo digno para las personas.

Dada la poca capacidad de absorción de empleo de estos sectores modernos, la idea es que mediante transferencia de ingresos, tipo bono de desarrollo humano, se logre aguantar la transición hasta que la economía moderna genere suficiente demanda por trabajadores. El nuevo modelo de desarrollo supone adicionalmente que el Estado genere bienes públicos que lo sustenten: carreteras, educación de calidad, instituciones estables para inversiones, zonas especiales de desarrollo económico, conectividad, energía, etcétera. De hecho, en muchos de estos campos, la obra del gobierno es importante y agresiva.

Ahora bien, si la variable de ajuste de este modelo no son los salarios, la única otra posibilidad de lograr competitividad global para estos nuevos sectores es la tecnología y la innovación. Pero estas no están disponibles en el país y pasarán algunos años hasta que la inversión en recursos humanos y educación den sus frutos. Con las capacidades actuales de investigación en universidades, algún progreso se logrará en términos de mayor valor agregado, pero no en la dimensión que supone la propuesta del gobierno. La otra posibilidad obviamente es lograr que esta venga como parte de la inversión extranjera y que dentro de los acuerdos se contemple procesos de transferencia de tecnología. Lograrlo, es decir atraer inversiones significativas en industrias de punta, bio- tecnología por ejemplo, requiere seguridades del gobierno y un ambiente estable en la economía, una balanza comercial y de pagos que de seguridad sobre el régimen monetario, buenas reglas de propiedad intelectual, un buen sistema de solución de controversias. El código prevé algunas de estas, pero en el tema comercial, de pagos y fiscal, depende mucho del gobierno. La preocupación del gobierno del presidente Correa sobre el tema comercial y de pagos señala cierto nerviosismo existente.

El otro tema que el gobierno debe considerar tiene que ver con la globalización. Contrariamente al momento en que los países del sudeste asiático o Brasil iniciaron sus políticas de industrialización, hoy tenemos una economía mundial interconectada, con cadenas globales de valor, donde no necesariamente los países se especializan en productos terminados, sino en piezas y partes de estos procesos globales. Las políticas industriales tienen que insertarse en este nuevo escenario. Aquí el gobierno es prisionero muchas veces de su propio discurso antiapertura. Parecería fundamental que el país reexamine sus políticas comerciales y defina con mayor claridad sus objetivos defensivos y ofensivos. Esto incluye asegurar grados de libertad para políticas sectoriales, pero en la perspectiva de inserción inteligente en el mundo. Mientras da el salto tecnológico hacia una industrialización para el tiempo actual, el gobierno no debe descuidar las exportaciones tradicionales, que le aseguren una balanza comercial y de pagos estable y que generan condiciones para el nuevo modelo de desarrollo.

Publicada en Vanguardia. 7 de febrero del 2011. Pag. 29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: