Posteado por: periodistarural | 6 septiembre 2011

Actores de Bahía de Jiquilisco-Jaltepeque

Por Susana Barrera
Periodista Grupo Diálogo Rural El Salvador

“Queremos que lo que se discuta vaya al terreno y se concrete en acciones de desarrollo”, dijo Emilio Espín, Gerente de  Relaciones  y  Gestión de la Fundación CORDES (Cooperación y Desarrollo Comunal de El Salvador), al referirse a las expectativas que los actores locales del Bahía de Jiquilisco (Usulután) – Estero de Jaltepeque  (San Vicente) tienen ante un venidero diálogo territorial, donde se analizarán las formas de intervención en esta zona.

Un diálogo territorial entre tomadores de decisiones y actores locales se está fraguando desde la plataforma del Grupo Diálogo Rural (GDR) El Salvador; tanto las iniciativas sociales y económicas de la zona del Bahía de Jiquilisco – Estero de Jaltepeque como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Ministerio de Medio Ambiente y  Recursos Naturales (MARN) y Secretaria Técnica de la Presidencia, están definiendo tiempos, alcance geográfico y estructura para este proceso.

El proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo busca contribuir a mejorar estrategias, políticas e inversiones nacionales y subnacionales con foco en la pobreza rural en México, El Salvador, Colombia y Ecuador.  Es impulsado por  Rimisp- Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural-, y es financiado por el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el International Development Research Center (IDRC, Canadá).

La estrategia principal para cumplir con este propósito es la conformación en cada país, de un Grupo de Trabajo sobre Pobreza Rural, que pueda organizar y conducir procesos de diálogo político, análisis de políticas y asistencia técnica a los tomadores de decisiones.

Espín, también miembro del GDR y líder histórico en la zona del Estero de Jaltepeque detalló que desde febrero de este año, actores en el  territorio han comenzado a construir un diagnóstico  colectivo, revisado sus planes, ejes  prioritarios y visión, sobre sus procesos organizativos  y productivos de tal  manera  que sean las dinámicas locales las que definan las reglas del juego y ordenen las intervenciones.

Estero de Jaltepeque -Bahía de Jiquilisco- es el territorio que el GDR ha acordado como foco de análisis de sus condiciones de gobernanza. Es en este mismo territorio que se implementarán estrategias públicas, que se impulsan desde el gobierno. Este territorio es fuertemente marcado por el ya desaparecido cultivo del algodón, y en el que hoy coexisten diversas dinámicas productivas que van desde actividades de subsistencia vinculadas con la agricultura y la pesca, hasta la expansión de actividades diversas como el cultivo de la caña de azúcar, la ganadería, la pesca industrial, los servicios logísticos y el turismo, entre otras

“Estamos haciendo como iniciativas locales una reflexión profunda de nuestros planes de desarrollo para estar listos a las oportunidades que lleguen”, reiteró Espín al hacer alusión al diálogo territorial como una oportunidad para  este territorio, que según  Espín puede convertirse en algún momento, en un modelo de abordaje de políticas públicas para otros territorios.

La cadena educativa congruente a la realidad del territorio, la histórica situación de vulnerabilidad ambiental, la situación de la mujer y la juventud como énfasis estratégicos, son algunos temas que a juicio de este representante de CORDES deben abordarse en un diálogo de carácter permanente.

Emilio Espín opinó  que lo novedoso de este proceso de diálogo es la intervención interinstitucional, la política medioambiental ejemplificada en un territorio coherente con el desarrollo económico y  además la posibilidad de que el MAG a través del Plan de Agricultura Familiar (PAF)  genere un impacto visible con escuelas y pasantías. Son varios cosas las que se pueden lograr si los actores y el gobierno realmente se comprometen, aseguró.

Mientras tanto, el Secretario Técnico del GDR, Nelson Cuéllar ha celebrado que las iniciativas promovidas por el Estado sean moldeadas por el contexto territorial y por las propuestas de los actores territoriales. Ha reconocido que el territorio de la Bahía de Jiquilisco y el Estero de Jaltepeque posee gran riqueza organizativa en el que se han venido promoviendo estrategias innovadoras con claras implicaciones para nuevos marcos de políticas públicas.

Cuéllar exhorta a que este proceso de diálogo territorial en la Bahía de Jiquilisco-Estero de Jaltepeque, trascienda por los aportes a  la construcción de nuevas modalidades de vinculación entre el Estado y los actores territoriales.

Artículo de opinión publicado en Diario electrónico Contrapunto de El Salvador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: