Posteado por: periodistarural | 14 octubre 2011

Políticas con foco territorial: ¿Cómo elegir las comunidades beneficiarias?

La construcción de carreteras o de sistemas de riego, el desarrollo de una asociación público-privada para mejorar la economía local y los programas para proteger un ecosistema regional, son algunos ejemplos de las llamadas políticas focalizadas territorialmente. Sin embargo, no todos los territorios cuentan con las condiciones para aprovechar en todo su potencial los beneficios de estas políticas. Es más, muchos programas no conducen a resultados sostenibles una vez que concluye el apoyo externo. ¿Cómo identificar las comunidades donde la inversión pública tenga mayores probabilidades de lograr sus objetivos? Y, una vez identificadas, ¿qué políticas pueden ser más apropiadas para la región y cómo se toma la decisión?

El tema fue objeto de un reciente estudio comparativo de Canadá, Chile y Perú –realizado por el Canada Rural Economy ResearchLab (C-RERL) de la Universidad de Saskatchewan, Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural y el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE)–, en el marco del Programa Dinámicas Territoriales Rurales. En él se estableció una metodología para identificar las comunidades rurales dependientes de recursos naturales, que pueden ser beneficiadas de las políticas focalizadas de desarrollo. Para ello deben cumplir con dos requisitos clave: tener la necesidad de programas focalizados y contar con la capacidad de beneficiarse de ellos.

POLÍTICAS CON FOCO TERRITORIAL

El estudio parte de una distinción entre las políticas públicas focalizadas en las personas –como las de educación pública, vacunación infantil o los programas de transferencias monetarias–, y las focalizadas en lugares, como las que desarrollan los recursos y capacidades de una comunidad, municipio, territorio o región. Si bien advierte que las primeras son un componente necesario e importante para el desarrollo económico y social, sostiene que también hay buenas razones para diseñar e implementar políticas con foco en el territorio, especialmente en las regiones más rezagadas.

No obstante, a diferencia de las políticas orientadas a las personas, la pertinencia de las políticas focalizadas en los territorios es un tema de debate. Se reconoce que ante una realidad de vastas necesidades y fuertes restricciones en el presupuesto público, su espectro de aplicación debe ser acotado. De ahí la importancia de aplicar buenos procesos y criterios de selección del territorio. Por ello, el estudio plantea un método de focalización que se basa en compatibilizar los criterios de necesidad y oportunidad.

MÉTODO DE SELECCIÓN

La metodología propone, en primera instancia, seleccionar las comunidades con mayor necesidad de programas focalizados, es decir, aquellas que tienen bajos resultados en términos de pobreza y/o crecimiento de la población en comparación con el promedio de las comunidades de este tipo.

Luego, dentro de ese conjunto, se determina cuáles tienen mayor capacidad de beneficiarse de la intervención específica, considerando factores como su cercanía a los mercados y zonas urbanas, grado de dependencia de los recursos naturales, condiciones económicas, demográficas y sociales. Si un lugar se encuentra por debajo de su potencial esperado dadas sus características, significa que una intervención focalizada en el territorio tiene la posibilidad de gatillar un mejor desempeño dado los activos existentes.

DECISIONES PARTICIPATIVAS

Tras identificar las comunidades que satisfacen tanto los criterios de necesidad como de capacidad para políticas territorialmente focalizadas, el estudio plantea que la búsqueda de soluciones será diferente para cada caso, dada la influencia de las condiciones del contexto local.

Esto implica que los actores locales participen activamente en definir cuál sería la mejor opción específica de inversión, pues son ellos quienes tienen la mayor capacidad para diagnosticar sus propias condiciones y posibilidades, y relevar sus propios objetivos y preferencias particulares.

Según el estudio, en un marco de orientaciones generales y responsabilidades bien definidas, las comunidades locales necesitan decidir por sí mismas sobre las iniciativas específicas que darán cuerpo a las políticas territoriales más generales. Esto dotará de mayor soporte local a las iniciativas priorizadas, e incrementará las oportunidades de impacto de este tipo de inversiones.

APLICACIÓN DE LA METODOLOGÍA EN COMUNAS RURALES DE CHILE

En el marco del estudio de Rimisp, la metodología de focalización para la implementación de políticas territoriales fue aplicada en Chile a 153 municipios clasificados como “dependientes de los recursos naturales” de la zona central del país, identificando 68 con tasas de pobreza claramente peores que la media del grupo. En este grupo, se analizó la relación entre los índices de pobreza y los factores que la determinan: la pobreza en el pasado de la comunidad y de su entorno territorial, niveles de desigualdad, la lejanía respecto de los centros urbanos, tamaño y densidad poblacional, los niveles de educación, la estructura de edad de la población, el grado de dependencia de los recursos naturales, la composición sectorial de la economía local, variables de desempleo y migración, entre otras. Luego, se comparó el nivel esperado de pobreza de cada comuna (de acuerdo a sus características) con sus niveles efectivamente observados. Se llegó así a identificar 40 municipios potencialmente beneficiarios de intervenciones focalizadas.

Para el ejercicio de búsqueda de soluciones, se escogieron tres comunas en la Región del Maule en Chile (San Clemente, Colbún y Longaví) y se realizaron entrevistas con funcionarios municipales y regionales, organismos sectoriales, empresarios locales y una ONG local. De este modo, se establecieron con ellos las posibles razones del bajo desempeño y las políticas focalizadas territorialmente que visualizan con mayor potencial.

Entre otras materias, los actores de estos municipios estimaron que la agricultura seguirá siendo el eje de sus oportunidades de desarrollo en el futuro, pero también se requiere potenciar estrategias de diversificación en torno al turismo, tales como invertir en infraestructura en las zonas más aisladas y capacitar a la población para prestar servicios turísticos. También aludieron a iniciativas para seguir fortaleciendo vínculos entre áreas rurales y los centros urbanos del territorio, para abordar la falta de oportunidades y migración de los jóvenes, adaptando los programas de formación a las necesidades de los sectores productivos locales, y para lograr una mayor coordinación entre las instancias públicas y privadas ligadas a la agricultura.

Para más información sobre la Serie Políticas para el Desarrollo Territorial, visite
www.rimisp.org/dtr/politicasterritoriales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: