Posteado por: Rimisp | 18 mayo 2012

Desigualdad y pobreza deben detonar nueva política rural

Por José Antonio Mendoza Zazueta
Secretario técnico del Grupo Diálogo Rural México del proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo

El Informe latinoamericano sobre pobreza y desigualdad 2011, de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, que evidencian las distancias extremas de ingreso y bienestar entre los municipios de México —comparables a las que existen entre los países más ricos del mundo y los más pobres— nos coloca ante la decisión de actuar y enfrentar este problema y desafío por medio de nuevas políticas públicas.

En los datos del Informe está que el PIB per cápita de los diez municipios más ricos del país es de 32 mil 719 dólares, mientras que el de los más pobres de 603, esto es la diferencia entre una nación europea y una del África Subsahariana. La desigualdad afecta a municipios rurales; éstos concentran 60% de la pobreza extrema. Hoy, como hace cien años, hay territorios rurales, en el sur-sureste, que funcionan como verdaderas trampas de pobreza: nacer allí condiciona a las personas al hambre, a un desarrollo humano insuficiente, a una vida de miseria y no en pocos casos a la migración y la criminalidad.

¿Por qué hemos llegado a esta situación, acaso las actividades rurales, y en particular el campo, son incapaces de generar riqueza y bienestar? Desde el gobierno de Lázaro Cárdenas y hasta los años 60, el campo era el “milagro mexicano”, pues registraba tasas de crecimiento de 6% anual; en ese entonces, en medio del reparto agrario, con creación de infraestructura hidroagrícola, con agencias estatales que apoyaban a los productores y con rendimientos crecientes de los cultivos, la pobreza rural logró reducirse en forma significativa, y el campo sirvió de base para el despegue industrial.

Esa situación se pervirtió porque: aumentó la población en edad de trabajar y creció la demanda agraria; escasas inversiones en predios por temor de los productores de ser acusados de “acumulación de provecho”; un intervencionismo estatal centralizado que derivó en vicios persistentes: clientelismo, dependencia, ineficiencia y corrupción, y las políticas previas y posteriores a la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que privilegiaron y privilegian a la agricultura comercial, en el norte de la República, a costa de la pequeña y mediana agricultura.

Hemos tenido y tenemos una política rural, agrícola especialmente, que está agrandando las desigualdades sociales y territoriales en México, y que a pesar de grandes presupuestos, se traducen en estancamiento económico. Y por otro lado, las políticas sociales están teniendo un efecto de simple mecanismo compensador de los efectos de la política rural y de la política macroeconómica en general y de los efectos derivados de las crisis. Así, buena parte de la contención de la pobreza se explica por la fuerte transferencia de ingresos públicos —por medio del programa Oportunidades, sobre todo—, por las remesas que envían los migrantes y por el acelerado crecimiento del trabajo asalariado informal.

¿Es una prioridad para México impulsar el desarrollo del territorio y la sociedad rural?, ¿es relevante generar políticas que reduzcan las brechas sociales?

Cada elemento de lo que significa el medio rural nos da una respuesta afirmativa para estas preguntas. He aquí algunos: el territorio rural es el proveedor principal de alimentos y la plataforma mayor para lograr la seguridad alimentaria, incluso para proteger nuestra soberanía territorial; el campo es también el espacio requerido para enfrentar las crisis globales derivadas de la escasez y carestía de los alimentos; la protección y aprovechamiento de los recursos naturales nos permitirá amortiguar el cambio climático y reducir los riesgos por las contingencias naturales en el medio rural, y en el urbano.

Nuevas políticas son justificables por todas esas razones, que ya son suficientes, pero también para permitir una plataforma a México de mayor justicia social que derive en avanzar hacia mayor y más equilibrado desarrollo económico nacional.

Columna de opinión publicada en Diario El Universal de México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: